Ejemplo de Post

Alan Pro EFO

Advertisements

¿Cómo va la persona de lo perfecto a lo perfectible?

Es fácil clarificar el concepto de ser perfecto, cuando se es consciente de lo que se posee y de donde se adquieren esos dones con una característica única e individual, donde, como se dijo en el post anterior (La persona: un concepto de lo perfecto a lo perfectible), donde lo tuyo es lo que todos tienen, pero es diferente a lo de todos. Ilustremos estos apartes.

 Image

 

Dentro de nuestros dones, que llamare a partir de aquí como “Potencialidades del individuo”, existen tres fundamentales que permitirán con trabajo intencional y consiente un factor de mejoramiento en todas las dimensiones de la persona, es decir, lograr continuar el dinamismo de perfección que se posee. Éstas son:

 

  • Dotado de RAZÓN
  • Posee VOLUNTAD
  • SENSIBLE: emotivo y afectivo

 

Estas potencialidades permitirán el ejercicio y crecimiento de las otras, mediante una acción integral a desarrollar intencionalmente durante todo el proceso de desarrollo de la persona, que va desde su concepción, hasta el día de su muerte, es decir, es durante éste periodo de tiempo, llamado vida, que podemos incidir en el plan de perfeccionamiento propio y de los demás.

 

Pero para generar unidad en los conceptos que voy a seguir manejando, en lo sucesivo nos referiremos a estas tres “Potencialidades”, como Facultades Perfectibles de la persona y las voy a resumir en los siguientes términos:

 Image

 

Y podremos entonces decir que:

LA INTELIGENCIA: capacidad para…

  • Conocer
  • Aprender
  • Saber

LA VOLUNTAD: capacidad para…

  • Decidir
    • Actuar – Hacer
    • No actuar – no hacer

LA AFECTIVIDAD: capacidad para…

  • Emocionarse
  • Querer – amar.

 

Entonces, cuando se está en capacidad de Conocer, Aprender, Saber, Decidir, Emocionarse y amar, se está en la infinita posibilidad de orientar su desarrollo al nivel que se quiere, gracias a su libertad y lucha (Esfuerzo personal voluntario). Ilustrando éste aparte se obtiene:

 Image

La labor en el proceso de desarrollo integral de la persona debe enfilar sus esfuerzos, metodología, didáctica y pedagogía hacia la educación, formación y orientación del ser a través del trabajo de la inteligencia, la voluntad y la afectividad de la persona.

La Persona: “un concepto que va de lo perfecto a lo perfectible”

Cuando nos embarcamos en una tarea fundamental como lo es hacernos partícipes de los procesos de desarrollo integral de nuestros semejantes y a la vez del nuestro, es obligatorio el conocimiento que tenemos de la naturaleza que nos compone, de sus características y condicionamientos a los que estamos sujetos. En éste campo, ese conocimientoImage, es el de “SER PERSONA”.

Mirándolo de manera introspectiva, y considerando que al buscar conceptualizar estos términos, se trata directamente de decir que tipo de ser se es, puedo decir, como lo manifiestan muchos históricos pensadores, que ser persona es cumplir con las siguientes afirmaciones:

  • …un ser dotado de razón.
  • …un ser consciente de sí mismo.
  • …un ser con identidad propia.
  • …un ser singular, único e irrepetible.
  • …un ser sensible, emotivo y afectivo.
  • …un ser con capacidad de valorar.
  • …un ser social.
  • …un ser con voluntad.
  • …un ser capaz de autorreflexión.
  • …un ser en búsqueda de la felicidad
  • …un ser con coexistencia, alteridad y comunicabilidad.
  • …un ser trascendente, libre y digno.

El compendio de las anteriores aseveraciones, nos presenta un sujeto especial de ser, que a pesar de cumplir todos con todas, cada uno en sí mismo es diferente en la dimensión de cada una de ellas, en su concepción y en la ejecución de las mismas, situación que lo hace diferente y exclusivo. Todos somos azules, pero cada uno es un azul único.

Esto es el aspecto maravilloso de su génesis, es una manifestación de su perfección.

Sin embargo, a pesar de poseer ese nivel de ser, tiene la capacidad constante y permanente de crecer y mejorar, gracias a facultades infusas que le permiten lograrlo, a éstas les llamo facultades perfectibles y son la capacidad para conocerla Inteligencia; la capacidad para decidir la voluntad; la capacidad para amar la afectividad.

La condición de perfectos se obtiene gracias a su origen, es decir como consecuencia de nuestra filiación divina (estar convencidos que somos hijos de Dios) y la posibilidad de ser aún perfectibles, crecer en la propia perfección, gracias a las facultadas que nos han sido dadas como parte de nuestra naturaleza como persona.